Tottenham Hotspur, dirigido por el argentino Mauricio Pochettino, dejó sin invicto al Manchester City, conducido por el español Pep Guardiola, al cual venció por 2-0 por la 7º fecha de la Premier League.
El serbio Aleksandar Kolarov, en contra, y el inglés Dele Alli, a los 9 y 37 minutos del primer tiempo, fueron los autores de los goles del equipo local, que pudo haber aumentado la cuenta en la segunda mitad, pero el argentino Erik Lamela falló un tiro penal.

De esta manera, el City, que conoció la derrota tras seis victorias en igual cantidad de partidos en la Premier League, quedó como líder con 18 puntos, seguido a tan solo uno por Tottenham, que ahora es único escolta con 17.

Los dirigidos por Pochettino tuvieron un juego con una presión muy alta para recuperar la pelota y un ataque intenso y vertical, lo cual asfixió el esquema de juego de los de Guardiola, que puso como titulares a Sergio Agüero y Nicolás Otamendi, ambos del Seleccionado argentino.

A los 20 minutos, el brasileño Fernandinho cometió un infantil penal, que Lamela no tuvo la precisión necesaria para cambiar por gol, ya que el chileno Claudio Bravo, un especialista en las ejecuciones desde los once metros, le contuvo el remate arrojándose hacía la izquierda.

Lamela