Así se desprende al contraponer los últimos datos de la Canasta Básica Alimentaria elaborado por el INDEC y un estudio del ministerio de Trabajo de la Nación sobre ingresos.
El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) reveló la semana pasada que uno de cada tres argentinos se encuentran por debajo de la línea de pobreza. Frente a ese preocupante dato, el presidente Mauricio Macri admitió que no podrá cumplir con su promesa de campaña de alcanzar la "Pobreza Cero" y defendió la creación de nuevos puestos de empleo como la llave para reducir los índices de pobreza e indigencia.

Sin embargo, un informe del Observatorio de Empleo y Dinámica Empresarial (OEDE) dependiente del Ministerio de Trabajo de la Nación evidenció que incluso un empleo formal no garantiza escapar a la pobreza. Es que la mitad de los salarios bajo convenio se encuentran por debajo de la línea de pobreza.

Al respecto, la socióloga Julia Campos, del Observatorio del Derechos Social de la CTA, destacó en diálogo con Tiempo Argentino según "los datos oficiales del Observatorio de Empleo y Dinámica Empresarial (OEDE) dependiente del Ministerio de Trabajo marcan que, para junio de 2016 (misma fecha de cierre de la Encuesta Permanente de Hogares que fijó la línea de pobreza en 12.489 pesos), la mediana de las remuneraciones de los trabajadores registrados del sector privado se ubicó en 14.945 pesos brutos, lo que se traduce en un ingreso neto de 12.404 pesos". Estadísticamente, la mediana es el valor que divide por mitades una escala de datos ordenada de mayor a menor. "Eso permite inferir que, la mitad de los 6,55 millones de trabajadores registrados del sector privado según el INDEC perciben salarios inferiores a la línea de pobreza", puntualizó Campos.

Embed
El estudio del OEDE del Ministerio de Trabajo es realizado sobre la base del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), que recoge los datos informados por todas las empresas sobre las remuneraciones efectuadas al personal en relación de dependencia. Así, existen casi 3,3 millones de trabajadores bajo convenio cuyos ingresos individuales no superan ese umbral.

En la misma línea que Campos, Oscar Martínez, especialista del Taller de Estudios Laborales (TEL), aseguró al diario cooperativo que "el brutal aumento de precios desde que asumió Macri licuó los salarios y los incrementos quedaron por detrás de la inflación. Ya no podemos decir que los pobres son los desocupados o los subocupados. La pobreza ahora afecta plenamente a los ocupados."

A pesar de este preocupante panorama Macri aseguró que el sólo "acepta" que su gestión sea evaluada a partir de ahora, desconociendo el fuerte impacto que tuvieron en el poder adquisitivo del salario y los índices de pobreza e indigencia las políticas implementadas desde su desembarco en la Casa Rosada el 10 de diciembre pasado (devaluación, eliminación de retenciones, disparada de la inflación, aumento del desempleo, tarifazos en los servicios públicos esenciales, etc.).

Embed
También colabora a la pauperización de los ingresos de los trabajadores las políticas públicas denunciadas por algunos sectores de la oposición y el sindicalismo como los primeros intentos del gobierno de avanzar en la precarización y hasta una flexibilización laboral. En esa línea se destaca el intento oficial por hacer pasar en el Congreso un polémico proyecto de ley de Empleo Joven y el acuerdo firmado con McDonald's por el cual la multinacional podrá contratar jóvenes en situaciones de vulnerabilidad para que trabajen en sus locales por apenas 4.500 pesos, una retribución sensiblemente inferior al Salario Mínimo, Vital y Móvil.

Es además frente a este escenario que distintos gremios reclaman la reapertura de paritarias para hacer frente a la pérdida de poder adquisitivo que el centro CEPA ubicó en torno al 14% este año.