La comisión de protección de datos abrió una investigación para estudiar la transparencia del acuerdo mediante el cual comparten datos personales de sus usuarios. La acción se suma al pedido formal de Alemania para que la red social deje de recolectar datos de las personas que usan el servicio de mensajería.
Elizabeth Denham, titular de la comisión de protección de datos del Reino Unido (ICO, por sus siglas en inglés), informó a la BBC que inició "una investigación sobre los datos compartidos" entre Facebook y WhatsApp.

Si bien todavía el Reino Unido no emitió una orden administrativa, como lo hizo Alemania esta semana, el ICO está "considerando" el tema.

"Mi intervención es en defensa de los usuarios de WhatsApp en el Reino Unido", remarcó Denham, y mencionó "la preocupación" que este tema está generando en el país.

"Hay personas muy enojadas. Y esto se remonta a las promesas de compromiso, legitimidad y transparencia. Iniciamos una investigación vinculada con los datos que se comparten, recordando que cuando Facebook compró WhatsApp en 2014 hubo un compromiso de que ambas compañías no iban a compartir información", mencionó la comisionada.

Como parte de un cambio en sus términos de servicio y política de privacidad, WhatsApp anunció a fines de agosto que iba a compartir "cierta información" con Facebook, entre las cuales se incluía el número de teléfono de sus usuarios y la información acerca de la frecuencia con la que utilizaba este servicio de mensajería instantánea.

Embed
"Planeamos compartir cierta información con Facebook, y con la familia de empresas de Facebook, que nos permitirá coordinarnos más, combatir los mensajes no solicitados y el abuso", había informado la empresa de mensajería en su blog oficial.

Asimismo, había aclarado que los usuarios iban a tener la opción de elegir que la información de su cuenta WhatsApp no fuera compartida con la red social.

Esta cuestión generó un revuelo mundial por la privacidad de los datos de los usuarios del chat y Alemania fue el primer país que actuó en consecuencia.

Así, a través de la comisión de protección de datos de la ciudad alemana de Hamburgo, le ordenó a Facebook que deje de recolectar y almacenar datos de los usuarios de WhatsApp.

Además, le solicitó a la empresa que borrara toda la información que ya había sido transferida desde la app de chat sobre los aproximadamente 35 millones de usuarios alemanes.

Una vez que se conoció esta información, Facebook manifestó iba a apelar la decisión de las autoridades alemanas.

"Apelaremos esta orden y trabajaremos junto con la DPA (Comisión de Protección de Datos) de Hamburgo en un esfuerzo por responder a sus preguntas y resolver cualquier preocupación", afirmó la empresa estadounidense en declaraciones citadas por el sitio web de la agencia Reuters.