La esposa de Kanye West fue sorprendida por ladrones disfrazados de policías que ingresaron a su habitación de un exclusivo hotel francés.

Kim Kardashian fue víctima de un violento asalto en su departamento en París, Francia. La mediática fue sorprendida por cinco ladrones que, disfrazados de policías, ingresaron a su habitación y se llevaron dinero y joyas que ascienden a 16 millones de euros.

La esposa del cantante Kanye West se encontraba en la ciudad francesa en el marco de la semana de la moda, mientras que el rapero, de gira en Nueva York.

Seguí leyendo en RatingCero.com.