La Selección argentina de futsal volvió al país tuvo un recibimiento acorde al flamante título obtenido en la Copa del Mundo de Colombia, en la que gritó campeón por primera vez en toda la historia.
El equipo dirigido por Diego Giustozzi aterrizó en el aeropuerto internacional de Ezeiza en la madrugada del lunes y fue recibido por cientos de familiares, amigos e hinchas en medio de un clima eufórico con banderas, cantos y mucha alegría.

Embed
Tras superar a Rusia por 5-4 en la final del Mundial de Colombia, el equipo nacional continuó con los festejos en el hotel de Cali junto a los familiares e hinchas que acompañaron desde el primer partido.