Un hombre quedó detenido luego de protagonizar una intensa persecución policial que terminó cuando saltó un muro y dos dogos lo atacaron en una vivienda del Barrio Sur, de Tucumán.
El joven circulaba en moto por la calle 9 de Julio cuando un efectivo policial intentó identificarlo. Sin embargo, el muchacho aceleró su Yamaha Crypton en dirección al sur de la capital tucumana.

Luego de unas 20 cuadras de persecución, el motociclista se bajó de su rodado y saltó la tapia más cercana. Al llegar a lo más alto se lastimó con los vidrios que habían puesto los propietarios, pero no dejó de correr.

Luego siguió saltando muros hasta que llegó a un terreno en el que se encontró con dos perros dogos que pronto comenzaron a morderlo ferozmente.

Un grupo de vecinos logró sacarles los perros de encima y lo llevaron hasta el Hospital Padilla. Allí los médicos confirmaron que tenía una gran herida en la zona del pecho y varias mordidas en los brazos y en las piernas.

Luego de algunas curaciones, trasladaron al joven a la comisaría local y quedó acusado por "atentado contra la autoridad".