Los jugadores del Sparta Praga, Tomas Koubek y Lukas Vacha, fueron castigados por su club a entrenarse con el equipo femenino después de que dijeran a una juez de línea en el partido de Liga contra el Zbrojovka Brno que "las mujeres deben estar en la cocina".
Los jugadores del Sparta consideraron que la juez de línea Lucie Ratajova falló al no cobrar un fuera de juego en el tiempo añadido, lo que permitió al Zbrojovka Brno marcar un gol llevarse un punto.

Embed
El arquero Koubek, que además juega en la Selección checa, y el volante Vacha arremetieron al final del partido contra la asistente. Koubek le dijo que "las mujeres deben estar en la cocina y no arbitrando un partido de hombres".

"Los jugadores se entrenarán varios días con nuestros equipos femeninos para que se den cuenta de que las mujeres pueden ser valiosas no sólo en la cocina", dijo Adam Kotalik, director general del Sparta, al diario Lidove Noviny.

Por su parte, el presidente de la Federación, Miroslav Pelta, también calificó de inaceptables las expresiones de los futbolistas.

"Un error en Brno causó una gran cantidad de emociones. Inmediatamente después del partido dije algo que me entristece y por los que me gustaría pedir disculpas a todas las mujeres",
escribió en su cuenta de Facebook el arquero.

Embed