La técnica es muy simple así que es una solución perfecta para el verano, cuando da pánico la sola idea de levantar la temperatura de la casa por cocinar.
Ahora que la primavera está en escena y el verano está a sólo tres meses, la sola idea de calentar toda la casa para cocinar una carne puede volverse un engorro. Pero existe un método para hacer carne al horno sin morir de calor.

Embed

El autor Sam Sifton explica en el New York Times que ciertos tipos de carne, como el roast beef, pueden hacerse al horno casi sin mantenerlo prendido.

Para un roast beef de 1,3 kilos:

  1. Precalentar el horno a 260 grados.

  2. Mezclar en un bol una cucharada de sal, una de pimienta, otra de aceite de oliva y tres dientes de ajo picados. Se puede agregar un puñado de ají molido para hacerla más picante.

  3. Llevar la carne al horno fuerte en una asadera sin tapar. Cocinar 5 minutos por cada medio kilo.

  4. Apagar el horno sin abrirlo y dejar que la carne se haga con el calor residual durante al menos dos horas.
El tiempo de cocción dependerá del tamaño del corte de carne elegido, por lo que puede ser que un trozo de medio kilo tarde apenas 45 minutos.