En la Primera C del fútbol argentino se dio un hecho habitualmente visto en torneos entre amigos cada fin de semana, pero inusual para certámenes de AFA. San Miguel le ganó 3 a 2 a Laferrere por la sexta fecha, con la particularidad de que lo hizo jugando con pecheras rojas.
Sucede que tanto el Trueno Verde, equipo local, como los dirigidos por Juan Alvariño tienen camisetas muy similares, con el verde como tono predominante. Ante esto, al árbitro del encuentro, Juan Ledo, no le quedó otra que pedirle a los de San Miguel que se pongan pecheras para diferenciarse de sus rivales.

Embed

Embed
Lo cierto es que, en lo futbolístico, poco le importó al local este detalle, ya que, con pechera y todo, se quedó con un atractivo encuentro de ida y vuelta y sumó su segundo triunfo en lo que va del torneo.