Con su nuevo Pixel, el gigante de internet Google se lanza al mercado de la telefonía móvil, en plena desaceleración, con una competencia feroz y en el que los líderes del pasado quedaron fuera de juego.
En los últimos años, el sector vio arribar a nuevas compañías globales o regionales al tiempo que caían las ventas.

Hasta 2015 las ventas de móviles crecía con cifras de dos dígitos pero según los datos de la consultora Gartner, este año sólo aumentarán 4,5% y luego seguirá decreciendo.

"Estamos en un mercado muy competitivo", confirma Roberta Cozza, directora de investigación en Gartner, "las oportunidades de crecimiento son muy reducidas, a menos de sacarle cuota de mercado a la competencia".

Frente a aparatos muy similares, los beneficios residen en los servicios asociados al teléfono, un mercado que ya explotan las grandes compañías estadounidenses como Microsoft, Amazon y ahora Google.

"El modelo a seguir es el de Apple, que a pesar de su repliegue todavía tiene beneficios impresionantes. Facebook, Amazon o Google intentan hacer lo mismo porque entendieron el interés de controlar al mismo tiempo la fabricación, las aplicaciones y los servicios", explica Jérôme Lavigne, director técnico de la consultora Niji.

Embed
Cuando los teléfonos sólo servían para llamar, los líderes del mercado eran europeos (Nokia, Ericsson, Alcatel) o estadounidenses, como Motorola. Ericsson vendió sus actividades en telefonía móvil al japonés Sony en 2011. Motorola hizo lo mismo con Google, que luego transfirió el negocio a Lenovo en 2016. Nokia, que fue el líder mundial, cedió su actividad a Microsoft, que lanzó al mercado sus Windows Phones con un éxito limitado. Y la compañía canadiense Blackberry, hace algunos años clave en el mercado de móviles, anunció el 29 de septiembre que dejaba de fabricar teléfonos.

Actores asiáticos

Apple, uno de los líderes del mercado con su iPhone, revolucionario en su momento, está sufriendo ahora la competencia de actores asiáticos como el gigante surcoreano Samsung, actual líder mundial, con un 23,4% del mercado, según datos de Gartner.

Desde principios de este año, las ventas de Apple cayeron y sólo representan el 14,8% del mercado mundial, víctima de la falta de innovación, según los observadores.

"Apple lleva retraso en inteligencia artificial. Siri no está al nivel de lo que hace Google. Además no tienen ningún producto de realidad aumentada", explica Jérôme Lavigne.

Apple y Samsung se enfrentan además a la competencia de los fabricantes chinos, que se apoyan en su inmenso mercado local para buscar otros nuevos con teléfonos móviles de todas las gamas, en muchos casos más baratos.

Es el caso de Huawei, número tres mundial con 8,3% del mercado, aunque los analistas auguran que no lo tendrá fácil.

"Huawei tiene ambición y quizás lo conseguirá. Pero de momento su capacidad para llegar a la cima es muy incierta. Tiene que hacer más en lo que respecta a las aplicaciones para lograr el desafío de construir una marca", dice Cozza.

En este contexto, la llegada de Google podría aguar la fiesta a los demás competidores.

"Hoy la diferencia está en los servicios que ofrezcan los fabricantes, como la inteligencia artificial o la realidad aumentada. Cuando dominas a la vez los aparatos y los programas, estás en el buen camino", dice Lavigne.