Alfredo Zecca reconoció que el cura que luchaba contra el narcotráfico y que apareció ahorcado en su casa parroquial "estaba amenazado". "Estaba deprimido y se quería ir", admitió el religioso.

El arzobispo de Tucumán, monseñor Alfredo Zecca, dijo que es "absolutamente falso" que no haya acompañado al sacerdote Juan Viroche, que apareció ahorcado tras denunciar el avance del narcotráfico en la provincia, y confirmó que el religioso había pedido su traslado porque estaba "angustiado, deprimido, con miedo y amenazado".


arzobispo tucuman
El arzobispo de Tucumán reconoció que el padre Juan "estaba amenazado"
"Con el padre Viroche he tenido una actitud paternal y un trato absolutamente fraterno", aseveró Zecca y dijo que es "falso" que lo haya dejado solo en sus denuncias contra los narcos como advierten algunos fieles.

En declaraciones a la prensa, el arzobispo relató: "Me dijo que se quería ir de la parroquia porque estaba amenenazado. Yo le dije 'no te preocupes, andate'" y subrayó que el viernes último ya había firmado la autorización para el traslado.

El arzobispo de Tucumán reconoció que el padre Juan "estaba amenazado"