El "extremadamente peligroso" huracán Matthew ganó de nuevo intensidad al subir sus vientos máximos a 220 km/hora, mientras se aproxima a la costa sureste de Florida, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

Ante el avance del huracán Matthew, el gobernador de Florida, Rick Scott, advirtió durante una conferencia de prensa a los habitantes de zonas de riesgo: "Evacuen, los puede matar".

"Si están en una área de evacuación, váyanse. No se arriesguen", pidió el mandatario. "El tiempo corre", insistió. En un breve mensaje, insistió: "No hay excusas, deben irse. Evacuen, evacuen, evacuen".

"Están arriesgando su vida, están jugando", remarcó y llamó a la reflexión: "Piensen en toda la gente que esta tormenta ya mató".

"No hay excusas, deben irse. Evacuen, evacuen, evacuen"

En su boletín el CNH indicó que el poderoso huracán de categoría 4 Matthew se encuentra a 40 kilómetros al oeste noroeste de Nassau, Bahamas, y a 290 kilómetros al sureste de West Palm Beach, en la costa sureste de Florida.

Presenta vientos máximos sostenidos de 220 km/hora y se desplaza hacia el noroeste con una velocidad de traslación de 22 km/hora.
"Piensen en toda la gente que esta tormenta ya mató"

Matthew recobró fuerza de categoría 4 su paso por Bahamas, mientras las bandas de lluvia de los bordes exteriores comienzan ya a tocar al sureste de la península floridana.

Se amplió el aviso de huracán (paso del sistema en 24 horas) en la península floridana hacia el noroeste hasta Edisto Beach, en el estado de Carolina del sur, y emitido un aviso de tormenta tropical para la costa oeste de Florida desde Anclote River hasta Suwannee River.

huracán matthew.mp4
El paso del huracán Matthew por Haití
El ojo de Matthew se mueve en estos momentos hacia el noroeste entre la isla de Andros y Nassau, en las Bahamas, y se espera que mantenga esta trayectoria para "girar hacia el nornoroeste esta noche o temprano en la mañana del viernes".

Según este patrón de trayectoria, Matthew debería atravesar en la tarde de hoy el noroeste de Bahamas y "moverse cerca o incluso sobre la costa este de la península floridana hasta el viernes por la noche", destacaron los científicos del CNH, con sede en Miami.

Matthew es un huracán de categoría 4 en la escala de intensidad Saffir-Simpson, de un máximo de 5, y se espera un "fortalecimiento adicional" de sus vientos, aunque "debería permanecer como un ciclón de categoría 4 mientras se aproxima a Florida", advirtieron los meteorólogos.

Las "condiciones ciclónicas" se sentirán primeramente en las zonas que se encuentran bajo aviso de huracán en Florida, para luego extenderse el viernes hacia el noroeste, mientras que en las próximas horas estarán presentes las "condiciones de tormenta tropical".

Además, las "condiciones de huracán serán posibles en las áreas de vigilancia en el noreste de Georgia y Carolina del sur el próximo sábado", agregó el CNH.

El huracán, que ya pasó por Haití y Cuba, países donde se retiraron los avisos y alertas por el paso de este ciclón, está causando torrenciales aguaceros, fuertes vientos e inundaciones en las zonas donde tocó tierra, además de peligrosos deslizamientos. El saldo preliminar del paso del huracán Matthew es de 50 muertos en Haití, aseguró un diputado local según informa AFP.

El gobernador Scott, advirtió esta mañana en una rueda de prensa de que "millones de floridanos se quedarán sin luz eléctrica" tras el embate de este temible huracán.

Scott alertó ayer de que un impacto directo de Matthew en Florida podría causar una destrucción masiva como no se ha visto en el estado desde el paso del huracán Andrew en 1992, y solicitó una declaración de emergencia para la región por parte del presidente, Barack Obama.

Embed
Los expertos advirtieron también de la peligrosa "combinación de marejada ciclónica y grandes olas destructivas que pudieran aumentar el nivel del agua del mar" y causar inundaciones en las zonas costeras.

De acuerdo con el centro meteorológico, Matthew, que llegó a tener la categoría 5, es el huracán más poderoso que se formó en el Atlántico desde Félix, en 2007, que causó más de 130 muertos a su paso por Nicaragua.

En esta temporada de huracanes en el Atlántico se formaron catorce tormentas tropicales, de las que cinco se convirtieron en huracanes (Alex, Earl, Gastón, Hermine y Matthew), que causaron al menos 66 muertes, la mayoría de ellas en México por el paso de Earl.