La empresa Massalin Particulares cerró por una semana sus plantas de producción de cigarrillos en Buenos Aires y Corrientes por una caída del 20% en las ventas y anticipó las vacaciones de sus empleados.
Tras la decisión corporativa, el Sindicato Único de Empleados del Tabaco (Suetra) anunció el estado de "alerta y movilización" por lo que considera un efecto de una "crisis generalizada en el sector tabacalero".

Voceros del Suetra dijeron que "ya hubo cientos de despidos" en el sector tabacalero en el país y temen que la empresa Massalin siga la misma senda, aunque destacaron el diálogo con la compañía para sostener las fuentes de empleo.

Según datos de la Federación Gremial del Tabaco, unos 500 trabajadores fueron despedidos por tabacaleras en lo que va de 2016 y el panorama es incierto ante la fuerte caída en el consumo de cigarrillos en el país.

Ante la consulta, el jefe del gremio, Juan Martini, sostuvo que "en los últimos cuatro meses creció exponencialmente la cantidad de despidos de trabajadores sobre todo en Buenos Aires y la provincia de Salta".

Embed
Martini dijo que las tabacaleras avanzan con planes de retiros voluntarios ante una crisis que se precipitó en pocos meses, por lo que Martini reclamó al Gobierno "ayuda para contener los empleos ante la imposibilidad del mercado laboral de reabsorberlos".

En ese contexto, Massalin Particulares decidió paralizar sus sus fábricas en Merlo (provincia de Buenos Aires) y en Goya (Corrientes) para ajustar stocks tras la caída del 20 por ciento de los volúmenes de venta desde el aumento del impuesto interno decretado por el Gobierno en mayo.

El Suetra se quejó en un comunicado de que el Gobierno haya aumentado los impuestos a los cigarrillos en un 80 por ciento del valor de venta al público, convirtiéndolos en los más altos de América latina y ubicándolos entre los más altos a nivel mundial.

Según precisaron fuentes sindicales, la empresa Massalin Particulares reactivará sus plantas de producción de Merlo y Goya el martes 11 de octubre.