El hombre, al que se lo escucha respirar de manera entrecortada por la tensión, se arrojó al mar desde el balcón de un hotel en California, Estados Unidos. Por poco no terminó contra las rocas.