Este jueves los habitantes de Miami estaban a la espera de lo peor de la tormenta, pero apenas tuvieron algunos cortes de luz y lluvias fuertes. "Tuvimos suerte", dijo el alcalde Carlos Giménez.
Miami respira. Es que finalmente el Huracán Matthew pasó y sólo se registraron cortes de luz y lluvias fuertes. "Fuimos afortunados en esta ocasión", señaló en una rueda de prensa el alcalde del condado Miami-Dade, Carlos Giménez, en la que manifestó que a esa hora "lo peor de la tormenta" había finalizado y que para la medianoche el paso del ciclón habrá concluido.

Según el boletín del centro meteorológico este "peligroso" huracán de categoría 4, que llegó a tener la categoría 5, alcanzó el oeste de la isla Gran Bahama con vientos máximos sostenidos de 130 kilómetros por hora.

Ahora, la atención está en el noroeste de Florida, en donde se prevé el huracán descargue intensas lluvias y vientos, a la vez que los expertos temen que la peligrosa "combinación de marejada ciclónica y grandes olas destructivas que pudieran aumentar el nivel del agua del mar" cause inundaciones en las zonas costeras.

Embed
El presidente Barack Obama firmó una declaración de emergencia para los estados de Florida y Carolina del Sur ante la amenaza del huracán Matthew, que permite destinar ayuda federal a los esfuerzos estatales y locales para hacer frente a las "condiciones de emergencia".