El juez federal Daniel Rafecas sobreseyó a la superiora del convento de General Rodríguez en el que fue detenido el ex secretario de Obras Públicas José Lopez, mientras arrojaba bolsos con dinero.
El juez federal Daniel Rafecas dictó el sobreseimiento de la madre Alba, la superiora del convento de General Rodriguez donde fue detenido el ex secretario de Obras Públicas José Lopez arrojando bolsos con dinero.
Fuentes judiciales confirmaron que el magistrado la declaró inimputable y le dictó el sobreseimiento por lo que la dejó fuera del proceso que se sigue por el delito de enriquecimiento ilícito a Lopez.
Embed
El sobreseimiento fue dictado por el artículo 336 inciso 5 del Código Procesal Penal que se refiere a la inimputabilidad de los acusados, esto es que no está en condiciones de enfrentar un proceso penal.
Semanas atrás, el juez Rafecas recibió el informe de la junta médica sobre estado de salud de la "Madre Alba". El equipo de profesionales sostuvo que Alba Día de España Martínez Fernández "no se encuentra en condiciones psicofísicas para enfrentar un proceso penal".
El magistrado había ordenado que una Junta Médica revise a la madre Alba, la superiora del Convento de General Rodríguez donde fue detenido el ex secretario de Obras Públicas José López cuando intentaba esconder casi 9 millones de dólares.
Embed
En dicho informe, firmado por el Médico Forense Dr. Maximilano Luna, por el Jefe del Servicio de Neurología Forense Dr. Osvaldo Fontinoni, y por la Psicóloga Forense Lic. Adela Orggatti, la citada Junta Médica, tras constituirse en el Monasterio de General Rodríguez donde reside la Madre Alba, y realizarle las evaluaciones de rigor, sostuvo que ésta padece un cuadro clínico y cognitivo "...que requiere asistencia permanente, se encuentra desorientada, particularmente en tiempo; el conocimiento de hechos concernientes a sí misma se mantiene, pero es parcial, fragmentado e incompleto..." y que "...los hallazgos mencionados son los propios de un trastorno cognitivo moderado-grave, y corresponden a un estado demencial en estado moderado...".
En consecuencia, la Junta Médica determinó que la religiosa, de 95 años, "no tendría memoria y otras funciones cognitivas suficientes para responder con veracidad a las preguntas efectuadas", además de que "no se encontraría en condiciones de declarar con discernimiento o introspección razonables", ni "poseería cognición suficiente para comprender y poder interactuar coherentemente", entre otros déficits.
Como conclusión de su evaluación, la Junta Médica, al igual que los tres especialistas que habían revisado a la religiosa en el informe anterior, sostuvieron que la Madre Alba "no se encuentra en condiciones psicofísicas para enfrentar un proceso penal".
Esa medida fue encomendada al Cuerpo Médico Forense a pedido del fiscal Federico Delgado, a quien no convencieron los estudios que ya se le habían efectuado a Alba.
El juez, con el nuevo informe definitivo en mano declaró la inimputabilidad de la monja y por ende queda fuera del proceso en forma definitiva.