Existen muchas opciones para controlar desde el celular cuántos y qué nutrientes entran en nuestro cuerpo. ¿Son efectivas o sólo sirven para que se enfríe la comida?
Con un público cada vez más interesado en la alimentación sana -como la vegetariana, la vegana o la consciente-, los contadores de calorías ganaron terreno en la mesa para controlar que se mantenga el equilibrio entre actividad física y comida, o para ver la progresión de una dieta para subir o bajar de peso.

My Fitness Pal, Fat Secret y Yazio son los contadores gratuitos más descargados en Google Play y funcionan como registros diarios de calorías, colesterol, azúcar ingerida, grasas, fibra, carbohidratos, proteínas, vitaminas y más.

Embed
Pero contar cuánto y qué se consume por día hay que tomarse el trabajo de buscar cada ingrediente en la base de datos y puede que la comida se enfríe durante el proceso, así que quizás es mejor hacerlo después de comer.

"Las apps para contar calorías son una guía pero no son estrictamente exactas"

De hecho, algunas de las aplicaciones avisan cuándo el usuario superó la cantidad recomendada de un ítem de acuerdo a su peso ideal, o al objetivo que se haya puesto (como bajar de peso), como si un celular pudiese mantener los antojos a raya.

"Las apps para contar calorías son una guía pero no son estrictamente exactas", convino la doctora Marilú Acosta a minutouno.com, sobre todo porque "contar calorías requiere de un amplio conocimiento del platillo que comeremos y estas apps no siempre son tan extensas ni tan meticulosas como para saber qué contiene cada alimento preparado".

Estar todo el día pensando en qué alimentos entran en nuestro organismo puede tener un lado negativo, la orthorexia, que es un desorden alimentario en el que la persona evita comer cosas que no considera sanas aunque su cuerpo necesite esos nutrientes.

"Contar calorías y disminuirlas no significa sistemáticamente en cualquier persona que disminuirá de peso, y contar calorías y diminuirlas en todos los casos no significa que estaremos bien alimentados. Es más importante enfocarnos en los nutrientes que necesitamos que en las calorías que comemos", señaló Acosta.