El republicano quedó en el ojo de la tormenta tras la publicación de un material en el que hace comentarios machistas. Las relaciones con Rusia también se destacaron en el segundo cruce.
Embed

Hillary Clinton y Donald Trump se enfrentaron en el segundo debate para las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Uno de los momentos más tensos de la primera hora de debate realizado en la Universidad de Washington en Missouri, comenzó cuando el republicano prometió nombrar a un fiscal especial para investigar la gestión de su rival como secretaria de Estado de Barack Obama.

Clinton respondió recordando todos los agravios de los últimos tiempos de su competidor y aseguró que "es bueno que una persona con el temperamento de Donald Trump no se encargue de la Justicia".

Antes que los mediadores pudieran retomar la palabra, el magnate agarró el micrófono y deslizó: "Porque sino estarías en la cárcel".

Otro de los momentos en que escaló la tensión fue cuando Trump se defendió por el video de 2005 recientemente filtrado por la prensa, en la que se escucha una diatriba machista, que provocó hasta el repudio de sus propios aliados.

"Son sólo palabras, amigos", replicó una y otra vez el candidato republicano para justificarse y sostuvo que sus palabras son menos dañinas de los "abusos que cometió (el ex presidente) Bill Clinton contra mujeres.

Embed

En lo referido a política internacional, Rusia estuvo en el centro del debate. Hillary afirmó que Moscú invadió sistemas cibernéticos de Estados Unidos para influenciar la elección en favor de Trump. "Créanme, ellos no están haciendo eso para que yo sea electa", acusó.

De acuerdo con Clinton, "nunca hemos tenido en la historia de nuestro país una situación en que un adversario, una potencia extranjera, esté trabajando tan duro para influenciar el resultado de una elección".

La respuesta de Trump fue que esa visión era "ridícula" y que Clinton "ni siquiera sabe si es Rusia quien invadió" los sistemas informáticos del partido Demócrata. "Tal vez ni siquiera existieron esas invasiones", apuntó. Y agregó que no tiene "negocios" con los rusos.

La previa con el escandaloso video:

"Como marido y padre, me sentí ofendido por las palabras y acciones descritas por Donald Trump en el vídeo de hace 11 años divulgado ayer", afirmó el candidato republicano a vice, Mike Pence en un comunicado.

"Las palabras que mi marido usó son inaceptables y ofensivas para mí", afirmó, por su parte, la ex modelo de origen esloveno y tercera esposa de Trump, Melania, en un comunicado.

En el video -filtrado al diario The Washington Post- el magnate inmobiliario realizó numerosos comentarios machistas y vulgares y reconoció una relación adultera.

"Las palabras que mi marido usó son inaceptables y ofensivas para mí"

"El carácter importa. @realDonaldTrump obviamente no va a ganar. Pero él puede todavía hacer algo honorable. Echarse a un lado y dejar intentarlo a Pence", afirmó hoy en su cuenta de Twitter el senador por Nebraska, Ben Sasse, en alusión al aspirante republicano a la Vicepresidencia, Mike Pence.