Una masiva participación desbordó los talleres del XXXI Encuentro Nacional de Mujeres que comenzaron este fin de semana en más de 340 aulas de escuelas y facultades rosarinas.
Los talleres de 'Trata y explotación sexual' abarcaron 7 aulas, el patio y los balcones de una escuela donde además funcionaron los talleres de 'Mujeres en situación de prostitución' y el de 'Mujeres de los pueblos originarios' donde la escena volvía a ser la misma: espacios atestados de gente donde las participantes lograron ordenarse y funcionar normalmente.

En ese contexto los talleres se sumergieron en los debates y en relatos dolorosos y terribles de distintas experiencias de mujeres que, organizadas o individualmente, llegaron a las jornadas para participar buscando un espacio que las contenga y donde construir colectivamente una salida antes la violencia y las injusticias, como definieron ayer por la mañana las organizadoras en el documento de apertura del encuentro.

Rosario-Encuentro-Nacional-Mujeres.jpg
En cada una de las escuelas el número de mujeres "nos desbordó, no hay espacio que alcance", aseguró a Télam una de las integrantes del Comité Organizador, Liliana Zulaica.

También desbordaron en otras escuelas los talleres de 'Violencia, abuso y acoso sexual', 'Violencia y maltratos', 'Femicidios', 'Anticoncepción y aborto', ´Lucha contra las drogas y el narcotráfico', 'Violencia obstétrica', 'Maltratos, abusos y explotación infantil', 'Feminización de la pobreza', 'Estrategias para el acceso al aborto legal, seguro y gratuito', 'Acceso a la justicia', 'Personas transgénero, transexuales y travestis', entre otros.

Rosario-Encuentro-Nacional-Mujeres.jpg

Asimismo, se denunciaron casos de femicidios, violencia sexual y abuso, violencia institucional, y trata de personas que permanecen invisibilizados, como asimismo circuló por todos los ámbitos del encuentro y las calles de Rosario el reclamo por "la libertad de Yanina", la joven rosarina condenada a nueve años de prisión por un aborto espontáneo, que se encuentra en prisión domiciliaria porque tiene un hijo pequeño.