Una encuesta de la cadena CNN reveló que la candidata demócrata fue la ganadora del debate más tuiteado de la historia. El 57% de los encuestados consideró que la ex secretaria de Estado quedó mejor posicionada.
La candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, le ganó este domingo a su rival republicano Donald Trump en el segundo debate presidencial, el más tuiteado de la historia, según consideró una primera encuesta de la cadena CNN.

Con más de 17 millones de tuits, el tenso segundo debate de anoche empezó a tener sus réplicas este lunes con la opinión de la gente.

Según la cadena de noticias, de los 537 encuestados un 57% consideró que Clinton ganó ayer, aunque admitieron que el republicano, que obtuvo un visto bueno del 34%, mejoró con respecto al debate anterior.

Embed
El 63% de los encuestados opinaron, no obstante, que el magnate mostró una mejor cara que en el primer cruce, hace dos semanas. En tanto, el 15% respondió que el desempeño de Trump fue similar y un 21 % que estuvo peor. En el caso de Clinton, el 39% dijo que mejoró, el 34% que estuvo igual y el 26% que empeoró.

El magnate neoyorquino, pese a perder por más de 20 puntos, mejoró los números del primer debate, en el que tan solo un 27% respondió que ganó Trump, mientras que un 62% optó por Clinton.

Los dos principales aspirantes a la Casa Blanca se trenzaron anoche en discusiones y acusaciones personales, muchas veces ajenas a las preguntas de los moderadores y del público, en un segundo debate presidencial marcado por la tensión y la agresividad.

Durante todo el cruce, Trump mantuvo una estrategia clara de evitar discusiones sobre políticas públicas puntuales, cuestionar el uso de los tiempos y la discreción de los dos moderadores, Martha Raddatz de ABC News y Anderson Cooper de CNN, y mantenerse siempre a la ofensiva.

Clinton, en cambio, por momentos trastabilló en el difícil equilibrio de no quedar atrapada en las discusiones planteadas por el empresario devenido en candidato presidencial y de defenderse y desmentir las interminables acusaciones de su rival.

Uno de los momentos más tensos del debate realizado en la Universidad de Washington en San Luis, en Missouri, comenzó cuando Trump prometió que de ganar la elección presidencial de noviembre próximo nombrará un fiscal especial para investigar la gestión de su rival, Clinton, como secretaria de Estado de Barack Obama.

Ambos tendrán la oportunidad de medirse nuevamente en un tercer y último debate, programado para el 19 de octubre en Las Vegas, Nevada.