La Selección de Irak ve cada vez más lejana la chance de conseguir un pasaje a la próxima Copa del Mundo de Rusia 2018, por lo que en aquel país decidieron apelar a un ritual demasiado insólito para intentar ahuyentar los malos resultados.
Los irakíes perdieron sus tres compromisos por las Eliminatorias de Asia (ante Australia, Arabia Saudita y Japón) y marchan último en el Grupo B junto a Tailandia, el otro equipo que aún no consiguió una victoria.

Por eso, y ante el cruce con los tailandeses, la Selección irakí decidió apelar a una vieja creencia y sacrificó una oveja para cortar con la mala racha y empezar a sumar.

¿Servirá?