Facebook lanzó Workplace, una red social para empresas y ONGs, que tiene como objetivo competir con los sistemas internos de comunicación como Slack, HipChat o Yammer, y está orientada a acelerar la comunicación entre empleados.
Esta herramienta de colaboración en tiempo real busca competir con sistemas de empresas como Microsoft y fue probado ya en 1.000 compañías en todo el mundo.

"Lo que hacemos es recombinar cosas que ya existen en una sola herramienta que permita a los empleados desplegar toda la información en un muro de información, como en sus perfiles privados", explicó a la AFP Julien Codorniou, director de Workplace.

"El 95% de lo que desarrollamos en Facebook está integrado en Workplace", indicó.

Embed
Sin embargo, la red social separa el ámbito laboral del personal y no tendrá ningún vínculo con la popular aplicación. Su color distintivo será el gris, para separarse del azul que caracteriza a Facebook.

Según las condiciones de utilización, las empresas pagarán entre US$1 y US$3 por cada empleado conectado, dependiendo de su tamaño, y conservarán la propiedad de todos los datos.