El hecho ocurrió en el estado australiano de Queensland, en la localidad de Brisbane, y si bien los hechos ocurrieron en 2014 la noticia vuelve a las portadas, ante la definición del juicio contra Gable Tostee, un hombre de 30 años.
Esta semana se juezga el Tribunal Supremo de Queensland tratará un caso que conmociona al país: la muerte de Warriena Wright, de 26 años, una turista neozelandesa que cayó desde un piso 14 de Brisbane, supuestamente intentando huir de Gable Tostee de 30 años, su cita de Tinder.

Tostee que se enfrenta a una sentencia de por vida si es declarado culpable, se ha declarado inocente del crimen ocurrido el 8 de agosto de 2014.

Tostee y Wright se conocieron en la zona turística de Surfers Paradise la misma noche en que murió la joven. En base a la exposición del fiscal al jurado, el hombre no empujó Wright provocándole la caída, pero la amenazó y la intimidó de tal modo que ella sintió que la única forma de escapar era intentando bajar desde el balcón del departamento hasta el piso de abajo, situación que no habría salido como lo planeaba.

La Corte escuchó una grabación de audio hecha desde el teléfono de Tostee que captura una discusión entre la pareja, y también el momento en que Wright se precipita al vacío. Además esta semana trascendió la última imagen de la joven con vida, junto al acusado, y con una extraña expresión en su rostro.

Tostee Wright.png
<i>Tostee junto a Wright, la última imagen con vida de la joven de 26 años</i><br>
Tostee junto a Wright, la última imagen con vida de la joven de 26 años
Además el fiscal alegó que Tostee se enfadó después de que Wright le lanzara unos adornos que había en el piso y le golpeara con un telescopio, agregando que el hombre la encerró en el balcón del apartamento.

"Tienes suerte de que no te haya arrojado por el balcón"
se lo escucha decir a Tostee en la grabación, que suma: "si intentas tirame algo más, te noqueo". A la complicada situación del australiano se suma el testimonio de un vecino que oyó el llanto Wright, "No, no, no, por favor, déjame ir a casa", antes de presenciar su caída desde el balcón, unos 15 segundos más tarde.