Fernando Oscar Barreda, de 23 años, estaba empleado en el Mercado del Abasto de San Isidro y un día después de que le comunicaran su despido, atacó a su jefe con una cuchilla de carnicería. La víctima logró sobrevivir.

El 10 de marzo del 2015, lo habían echado de su trabajo en Mercado del Abasto de Beccar, en San Isidro.

Al día siguiente, a las 7.30 de la mañana se hizo presente y pidió hablar con su jefe para que le de una explicación. El hombre lo atendió y a cambio recibió un total de 33 puñaladas, principalmente en el cuello y en la cara.

Fernando Oscar Barreda quiso matar a su jefe y antes de fugarse, se llevó 10 mil pesos de su oficina.

Embed

Fue por un trabajo conjunto entre el fiscal de San Isidro, Matías López Vidal junto con los trabajadores de la Verificadora Automotor de Vicente López que un año y medio después pudieron encontrar a Barreda, quien se encontraba en el barrio San Cayetano de la localidad de Beccar y a quien se le imputa el delito de "Homicidio agravado Criminis Causa en grado de Tentativa y Robo Doblemente Agravado por el empleo de armas y por causar lesiones gravísimas a la víctima". Es decir, que para el fiscal, el hombre de 23 años quiso matar a su jefe para tapar el robo que había cometido.

otro barreda

otro barreda

Debido a la gravedad de las lesiones que sufrió su jefe, el hombre estuvo internado durante siete meses y le quedó como secuelas: la pérdida parcial del ojo izquierdo, la pérdida casi total de las cuerdas vocales y varias heridas graves en el resto de su cuerpo.

otro barreda

otro barreda

La investigación fue realizada por la UFI Criminal Sede Central del Departamento Judicial de San Isidro, a cargo de Matías López Vidal, mientras que el procedimiento fue llevado a cabo por personal de la Planta Verificadora de Vicente López, a cargo del Comisario Nestor Ariel Muñóz.