El animal era uno de los mimados del sacerdote Juan Viroche, cuya muerte se investiga. La parroquia permanece cerrada desde el trágico hecho.

Desde que el religioso apareció ahorcado, luego de denunciar bandas narcos en esa provincia, su mascota permanece recostado frente a la iglesia, esperando a que Viroche regrese.

Según contaron algunos vecinos "el perro era el mimado del cura". El animal, de color beige, duerme la mayor parte del tiempo y muchos creen que está triste.

Embed

El perro duerme en una improvisada cucha que se realizó con un de los carteles que utilizaron los vecinos para marchar y pedir por el esclarecimiento de la muerte del sacerdote que había denunciado amenazas de bandas narcos a las que había denunciado.

"Nosotros no sabemos el nombre. El cura solo chiflaba y él venía junto con otro perro que quedó dentro del predio de la iglesia", contaron a este medio vecinos que también buscan respuestas a una muerte que los conmovil.

La mayor parte del tiempo duerme y cuando abre los ojos la mirada triste se hace presente. Los gritos de los que ocasionalmente pasan por frente de la iglesia lo alertan y, a los pocos minutos vuelve a su posición y a la vigilia constante que ya lleva seis días.

Además los vecinos aseguran que "a veces se levanta, da vueltas por la zona, merodea la iglesia. Lo sigue esperando al cura".