El domingo a la noche Mauro Cartagena salió de su casa para buscar una farmacia porque le dolía mucho la cabeza. Después de una hora, su mujer lo llamó pero el teléfono le dió apagado. Desde entonces no se sabe más nada de él. "Ayer me enteré que tiene una hija de 18 años que ocultó. Quería contarme pero no sabía cómo. Tengo miedo que haya hecho una locura", dijo su mujer a minutouno.com
El sábado pasado Mauro Gabriel Cartagena Dardanelli había cumplido años. Tenía pensado festejarlo con la familia el lunes feriado. El domingo fue con su mujer para hacer todas las compras del festejo. Hacía días que a Mauro lo aquejaba un fuerte dolor de cabeza que el médico de la empresa le había dicho que podían ser contracturas. "Estás estresado", le había dicho María Amalia, su mujer, ese domingo, sin saber que atrás de esos dolores había una historia que no conocía.

María Amalia conoció a Mauro en 2014, cuatro meses después de que el hombre sufriera una de las peores tragedias que alguien podría vivir. Sus dos hijos, Nahuel y Matías, fallecieron en un accidente de auto en mayo de ese año. "Cuando lo conocí era un muerto en vida. Con mucha contención y ayuda de la familia, Mauro pudo volver a vivir", contó María Amalia a este portal.

Embed
Con el profundo dolor de un padre que pierde a sus hijos, Mauro pudo seguir su vida y volvió a ser papá hace apenas siete meses. "Mauro da todo por su hijo, le encanta pasar tiempo con él, hace dos días que no lo ve, ¿cómo puede ser que no vuelva por él?", dijo.

El domingo a la noche, Mauro le dijo a su mujer que se iría a la farmacia a comprarse un analgésico porque no daba más del dolor de cabeza. Se puso un buzo tipo polar color beige, una remera color azul intenso con un pequeño loguito de Nike a la altura del corazón, jean gris oscuro y zapatillas blancas. Agarró las llaves del auto Falcón verde y techo negro, y salió de su casa en el barrio Villa Vattoene en Florencio Varela. Pero nunca regresó.

Había un secreto que Mauro tenía muy bien guardado y temía que su mujer se enterara y volver a perder así a su nueva familia. "El domingo a la tarde recibí un mensaje por el chat de Facebook de una mujer, una tal Laura Bruna que me decía que hacía tiempo que me estaba buscando y que quería hablar conmigo. Le mostré el mensaje a Mauro y me dijo que no le diera importancia", dijo y ahora con la desaparición de Mauro, ese mensaje tiene más sentido.

El lunes, desesperada por la desaparición de su marido, María Amalia volvió al mensaje que había recibido y lo charló con su cuñada. ¿Hay algo que yo no sé de Mauro?, le preguntó y su cuñada le confesó: "Tiene una hija de 18 años".

falcon.jpg
Este se el Falcón con el que se fue Mauro.<br>
Este se el Falcón con el que se fue Mauro.
Hace algunos meses Natasha, la hija de Mauro, se presentó el la casa de su tía diciéndole que quería acercarse a su familia. "Quería estar cerca de su padre, Mauro tenía temor porque no me había contado nada. Quería ver la forma en cómo me lo iba a contar para que yo no me enojara. Tenía temor de destrozar la familia,que yo lo echara, que no pueda ver más a su hijo", contó María Amalia.

"Estamos desesperados, buscamos por todos lados, casa de sus ex parejas, en la casa de su hija, en la de todos los familiares, conocidos y nada. No se presentó al trabajo, no fue a la psicóloga. Tengo miedo de que haya hecho una locura", sostuvo la mujer.

La denuncia fue radicada en la Comisaría 1° de Florencio Varela y también está trabajando la Brigada de Quilmes.