El marfileño Serge Aurier, que durante el partido ante Mali por las Eliminatorias africanas había sido noticia por un controvertido gesto que había hecho para festejar un gol, también tuvo una noble actitud con uno de sus rivales.

Embed
Tras un choque en el área, Moussa Doumbia cayó muy mal y quedó completamente noqueado en pleno césped. Compañeros y rivales no se dieron cuenta de esto y siguieron protestándole al árbitro, pero fue Aurier el que se anotició del estado de su rival y no dudó en socorrerlo.

El defensor del Paris Saint Germain le dio los primeros auxilios y exigió desesperadamente la presencia de un médico para que asista a Doumbia, que finalmente pudo recuperarse.

Serge Aurier
"Todo el mundo se dio cuenta de que estaba a punto de tragarse la lengua. Ahí llegó Aurier para tirarle de la lengua hacia fuera y salvarle la vida", contó más tarde Alain Giresse, entrenador de Mali.