El boxeador inglés Tyson Fury anunció que dejó "vacante" el título pesado de la AMB y OMB para concentrarse en su tratamiento por "depresión" tras dar "positivo por cocaína" en dos pruebas de drogas al azar el mes pasado.
"Creo que es lo justo y lo correcto y por el bien del boxeo el mantener los títulos activos y permitir que los otros contendientes puedan luchar por los cinturones vacantes que con orgullo gané y mantuve como el campeón invicto pesado cuando derroté al campeón Wladimir Klitschko", expresó Fury en un comunicado.

"Gané los títulos en el cuadrilátero y yo creo que ellos deben perderse en el ring, pero soy incapaz de defenderlos en este momento", afirmó el púgil nacido en Manchester.

Embed
"Tomé la decisión difícil y emocional de dejar vacantes, ahora de manera oficial, mis preciados títulos mundiales y desear a los principales contendientes todo lo mejor ya que ahora, entro otro gran reto en mi vida el cual sé, al igual que contra Klitschko, voy a vencer", avisó Fury.

El boxeador oriundo de Wythenshawe, de 28 años, admitió que consumió fuertemente "cocaína y alcohol" en los últimos meses y aseguró que dejó vacante el cinturón para "concentrarse en su tratamiento" de recuperación, informó la página de ESPN.

Fury se anotó una sorpresiva victoria en noviembre de 2015 cuando en Alemania superó al campeón mundial por largos años, el ucraniano Wladimir Klitschko para ganar el título, pero fue incapaz de manejar las presiones que iban junto con ser repentinamente el centro de atención.

En julio pasado se retiró de una pelea revancha ante Klitschko alegando una lesión de tobillo. Pero después reconoció que la verdadera razón era porque había dejado de entrenar para consumir drogas prohibidas. También renunció a combatir ante Klitschko el 29 de octubre, y nuevamente aplazó el compromiso porque tenía problemas de "salud mental" y todavía estaba tomando y usando drogas.