Jennifer Dahlgren, la máxima lanzadora de martillo de la historia argentina, incursionó en una nueva e interesante iniciativa al hacer cuentos infantiles que combinan los deportes con la lucha contra el bullying que sufrió de chica.
"Yo estudié literatura y siempre quise hacerlo. Un día me levanté, se me formó un cuento en la mente y lo trasladé al papel. Luego, tímidamente, se lo mostré a distintas personas, fui a editoriales y, luego de varios consejos, ese cuento se transformó en cinco y en un libro que voy a presentar el 28 de este mes en el Shopping Abasto", sostuvo la atleta de 32 años, que además reveló que el "Martillo Volador", el primero de esos cuentos es autobiográfico.

"Habla de una chica grandota, cuyo cuerpo era muy bueno para el atletismo pero que, en el colegio, era víctima de burla constante. No fue un proceso sencillo de atravesar. Gorda era lo menos que me decían. Pensá que mis compañeros me prendieron fuego un zapato mientras lo tenía puesto...", contó antes de su presentación.

Dahlgren.jpg
Tan profunda fue la marca que, confió, "recién lo pude procesar hace dos años cuando decidí hacer el Body Issue", donde deportistas posan en desnudos artísticos aceptando cada uno su cuerpo.

"A mí me costó amigarme con mis dimensiones, pero lo hice y eso es clave. Y me gusta ser una especie de espejo que yo no tuve, no soy la única grandota con curvas... Quizás esas fotos, este cuento, les de coraje a otras chicas para hablar, para sentir que se puede, para que no acepten ni sufran el bullying", agregó.

La atleta, que resalta el diálogo entre los chicos y los padres, dejó en claro que sigue el tema social al referirse al suicidio de una chica en Esquel delante de sus compañeros. "Muchos creen que es algo normal que son joditas lógicas de la adolescencia, sin pensar que hacen mucho mal, hieren, marcas y hay que tomar conciencia. Y esa es mi campaña y hacerla me llega al corazón", confesó.

Dalhgren es una de las deportistas incluidas en el programa de la Huella Weber. "Weber Saint Gobain llegó justo a mi vida. Es la primera empresa con acciones solidarias para deportistas, que te ayuda a que vos ayudes. Todavía no elegí a la institución, pero me gustaría colaborar en un espacio multicultural, una biblioteca de una escuela, algo así. Ya le estamos dando forma y me da orgullo participar y poder tener otro micrófono para poder transmitir lo que sueño", cuenta.