Dominic MacMahon denunció que una compañía de aberturas se aprovechó de la mujer de 81 años, haciéndole comprar cosas que no necesitaba.
McMahon acuso a la compañía de "aprovecharse de los ancianos 'después de que descubrió que a su mamá le habían vendido dos puertas de casi 6.000 libras (120 mil pesos argentinos) cuando todo lo que necesitaba era un mango de 50 libras (1000 pesos).

El hombre afirma que la compañía Zenith Staybrite Ltd se había aprovechado de su mamá de 81 años, Heather Collins.

La mujer había llamado y contdo que la manija de la puerta estaba rota. Al día siguiente un vendedor llegó y pasó aproximadamente dos horas y media con la viuda, una mujer que por cuestiones de la edad suele confundir los días, y que necesita de tres cuidadores a tiempo parcial para vivir, y terminó convenciéndola de que no sólo necesitaba un picaporte.

Collins, una abuela de dos hijos, fue persuadida de entregar un cheque por por 5,743.73 libras, casi 120 mil pesos, para una nueva puerta de entrada y puerta trasera que según su hijo no eran necesarias.

Este corredor de seguros de Colchester, Essex, volvió al día siguiente y enfrentó al vendedor y grabó la discusión, en la que el dueño del lugar argumenta que desconocía los problemas de salud de la mujer, además de negar otras acusaciones.

Hombre enfrenta vendedor
Ahora McMahon comenzó una campaña para prevenir este tipo de abusos de las empresas con personas mayores.