Las autoridades fiscales de Irlanda reiteraron su intención de "revaluar y recolectar" los impuestos adeudados por Apple en ese país, pese a que el gobierno de Dublín había apelado un dictamen de la Comisión Europea (CE) sobre ayudas ilegales.
El Ejecutivo comunitario concluyó el mes pasado que Irlanda concedió durante más de diez años beneficios fiscales "ilegales" al gigante tecnológico, lo que habría permitido a Apple "pagar significativamente menos impuestos que otras compañías".

En respuesta a la orden de la CE, el gobierno irlandés apeló ante los tribunales europeos, un proceso que podría durar hasta cuatro años, según la agencia EFE.

En este sentido, el titular irlandés de Hacienda, Niall Cody, aseguró que sus expertos comenzaron a "calcular" la deuda fiscal de Apple con el fin de "recolectar" la cantidad correspondiente.

Embed
"Ese proceso está en marcha, a pesar del recurso de apelación presentado por el Gobierno", declaró Cody ante el comité de Cuentas Públicas del Parlamento de Dublín.

Según el dictamen del Ejecutivo comunitario, dos pactos fiscales concedidos por Irlanda a Apple -el primero en 1991 y el segundo en 2007- habían "reducido de manera sustancial y artificialmente los impuestos pagados por Apple en el país desde 1991".

Sin embargo, Irlanda tendrá que reclamar el importe que la CE calcula que Apple dejó de pagar entre 2003 y 2014 -esos US$14.000 millones-, además de un interés, dado que la Comisión solo puede aplicar una retroactividad de diez años respecto a la fecha en la que solicitó por primera vez información sobre el caso (2013).