El reptil fue encontrado por una pareja que hacía, junto a sus hijos de 2 y 8 años, trabajos de huerta en el fondo de su vivienda ubicada en la localidad neuquina de Centenario. Reclaman limpieza a la Municipalidad.

Una familia se horrorizó ante la aparición de una peligrosa serpiente de cascabel en el fondo de su casa. Tras matarla a palazos, la madre subió la foto a su perfil de Facebook para reclamarle al municipio de Centenario, en Neuquén, que limpie el sector.

El hecho ocurrió cuando el marido cortaba el pasto, y sus hijos de 2 y 8 años se encontraban cerca de la huerta que tienen al fondo de la casa, ubicada en una zona rural. "En ese momento levanté un nylon que estaba sobre unas frutillas y desde allí saltó la serpiente hacia unos arbustos", narró la mujer.

Embed

El hombre mató a la serpiente a palazos y decidieron publicar la foto en para reclamar la limpieza del sector. "Brillaba mucho y tenía colores verdes que no se condicen con las serpientes que suelen haber acá en la región", explicó María Laura Lalli, entonces decidieron consultar con una especialista, que les confirmó el peligro que corrieron.

El animal, de unos 70 centímetros de largo por unos 3 o 4 de ancho, era una cascabel venenosa de alrededor de 5 años de vida.

Embed

"Esta víbora de cascabel seguramente viajó a través de un medio de transporte, probablemente un camión, desde el Litoral o desde Córdoba, que son sus hábitats naturales", explicó la veterinaria Miriam Berensztein. "Buscan el calor del motor porque son animales de sangre fría y después terminan en lugares remotos como en la Patagonia, adentro de embalajes o en cajas de frutas", agregó.

La particularidad de estas víboras es que no necesitan de un macho para procrearse porque pueden guardar el esperma y tener crías cuando las condiciones del tiempo lo permiten.

"Las víboras comen ratas. Yo no saldría a buscar cascabeles ni nidos ni víboras. Yo saldría a matar las ratas y sacar la basura o limpiar los lugares en los que puedan proliferar las ratas", afirmó Berensztein.