El titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, expuso en el Coloquio de IDEA y aseguró que la inflación ya dejó de ser el principal problema de la economía.
El titular del Banco Central Federico Sturzenegger explicó que "el BCRA apunta a un objetivo de una inflación mensual de 1,5% en el último trimestre del año". Además reforzó su tesis sobre de que "no hay crecimiento estable y sostenido si no hay inflación baja".

"No hay ninguna evidencia de que bajar la inflación sea recesivo. Todo lo contrario. No hay daño colateral de bajar la inflación, sino que hay daño colateral si no se la baja", explicó ante un salón lleno de empresarios en el último día del Coloquio de IDEA.

Sturzenegger participó junto a los economistas Miguel Bein, Dante Sica, y Eduardo Levy Yeyati, en dos paneles sucesivos que se dieron en el marco del 52do. Coloquio de IDEA. Los cuatro coincidieron en señalar que la inflación deja, de manera lenta pero segura, de ser el principal problema de la economía.

"No estamos inventando nada, estamos haciendo lo que otros países hicieron al establecer metas de inflación", dijo Sturzenegger ante medio millar de empresarios. De manera más precisa, el funcionario destacó que "lentamente vamos hacia las metas que nos hemos fijado" de una tasa de inflación para el último trimestre del 1,5% por lo que ratificó una meta de inflación entre el 12% y 17% el año que viene, de entre el 8% y 12% en el 2018, y del 5% a partir del 2019.

Antes de la presentación de Sturzenegger, Bein consideró que la inflación "ya no es el principal preocupación de la sociedad, claramente estamos mejor, iremos hacia una zona del 20% anual, e incluso si fuera del 23%, el año próximo, sería un avance". Sin embargo destacó que una meta de inflación del 17% para el año próximo "me resulta raro, porque todavía tenemos por delante varios ajustes de tarifas".

Embed
En la misma línea Levy Yeyati destacó que la inflación núcleo, la que no varía por cuestiones estacionales o está regulando por el Gobierno, "está en una tendencia decreciente, en parte porque el peso se mantiene constante y eso contiene a la inflación y en parte porque el nivel de demanda y actividad económica es débil y eso ayuda a bajarla".

"Hay que tenerle paciencia al BCRA y no apurarse. A la larga, la lucha está siendo bien jugada profesionalmente y está dando sus frutos", aseguró el titular de la consultora Elipsis.

Por su parte Sica consideró que "vamos hacia fin de año a una inflación cercana al 1,5% e incluso podría ser algo más baja, porque se rompió esa tendencia tan fuerte de expansión de los precios".

"Lo importante es que la señal que estamos viendo, tanto en el indicador de la ciudad de Buenos Aires, del INDEC y de las provincias, es que la inflación núcleo se viene desacelerando, y deja de ser un tema central en la economía".

A partir de esta coincidencia de que la inflación va a ir en baja, tanto los economistas como el titular del BCRA volcaron sus análisis hacia la mesa de negociación entre sindicatos, empresarios y Estado, que lanzó el presidente a los niveles de salarios y el tipo de cambio.

Embed
Así Sturzenegger destacó que "si la inflación cae, que es el contexto que actualmente está transitando Argentina, el aumento paritario deberá ser entonces menor a la inflación pasada". Sin embargo, la cifra de incremento "dependerá del momento del año en que se haga la inflación" y negó enfáticamente que los salarios "sean un ancla para mantener (baja) la inflación".

Con anterioridad, Sica había considerado que los sindicatos "saben que es un año de transición. Si el empresario sabe cuándo la empresa está mal, el trabajador lo sabe el mismo día. Ven entrar y salir los camiones; ven cuando la demanda cae. Me parece que han tenido una actitud muy coherente y de alguna manera de mucha colaboración" con el Gobierno.

En tanto, Levy Yeyati ponderó la llamada al diálogo ya que "el desafío es crecer en 2018" ya que en el próximo habrá un "rebote" de la producción económica luego del ajuste.

En tanto Bein se quejó del funcionamiento del mercado laboral y los servicios en el país que complican la competitividad. "Tenés un país que trabaja 10 meses al año y se cobran 13, dijo el ex asesor de Daniel Scioli e ironizó que "además tenes seis días de huelga por año que parecen un derecho".