Alicia Blanco Villegas, madre del presidente Mauricio Macri, habló este domingo primera vez sobre la relación con su hijo y sostuvo que "no es fácil" ser presidente, debido la "falta de cultura y de estudio" de los argentinos.
"Este es un país al que le falta la cultura del trabajo y el estudio. La gente no está acostumbrada y tiene que empezar a pensar con inteligencia. Es un despiole lo que han hecho", señaló en una breve entrevista publicada en el diario Perfil, subiéndose al argumento de la "pesada herencia".

Al respecto, aseveró que lo ve capacitado a su hijo para hacer frente a los desafíos de revertir los problemas del país, pero al mismo tiempo reparó en que está "preocupada por él".

Consultada acerca de si su preocupación está relacionada a los episodios de salud que aquejaron a Macri en estos meses, respondió: "¿Qué le parece?" y en esa línea agregó que su hijo está "haciendo un gran sacrificio por la vida de los demás".

Blanco Villegas, oriunda de una acaudalada familia ganadera de Tandil, se casó con Franco Macri en 1958 y tuvieron cuatro hijos: Mauricio, Sandra, Mariano y Gianfranco.