Desde el jueves pasado el país asiático se tiñó de negro, a tal punto que en una sociedad donde lo simbólico es parte esencial de la cultura, los comerciantes agotaron rápidamente la producción.
Cuando era su cumpleaños, los tailandeses lucían el amarillo, luego el rey enfermó y adoptaron el rosa - otro color real -, y desde su muerte el jueves todo se volvió negro.

Tailandia se sumió en un duelo de un año tras la desaparición de Bhumibol Adulyadej, a los 88 años, y a quien muchos consideraban un semidiós tras siete décadas en el trono.

Los símbolos son muy importantes en este país del sudeste asiático y la devoción de gran parte de la población hacia su rey se veía reflejada en la ropa. En las calles de Bangkok, el amarillo destacaba los lunes, día en que nació.

Tras su muerte, todos los funcionarios recibieron la orden de renunciar a los atuendos coloridos durante un año y muchas empresas privadas pidieron a sus empleados que se vistan de negro al menos durante un mes. Los diarios y los sitios internet hicieron desaparecer los colores.

En las vitrinas los maniquíes lucen el negro y en el interior de las tiendas, los compradores se precipitan forzosamente sobre las prendas de ese color.

SE AGOTÓ EL NEGRO

La elevada demanda de ropa negra hace temer una ruptura de existencias. El gobierno prometió trabajar con los distribuidores y actuar contra los vendedores que traten de sacar provecho aumentando los precios.

"Es una forma de mostrar nuestros sentimientos, para que todo el mundo lo sepa"
, explica Natthaphon Siriphanurak, un tailandés que dice sentirse como si hubiera perdido a su padre. "Al llevar todos el mismo color, mostramos que estamos unidos y expresamos nuestro dolor", agrega.

En las redes sociales, muchos internautas cargan violentamente contra quienes no han adoptado el negro, publicando incluso fotografías para que los "culpables" sean identificados.

El apoyo a la monarquía ha sido un factor de unión entre tailandeses, muy divididos en cambio en el plano político, donde los colores también importan.