Jimena vive un calvario desde que denunció a su ex pareja por agresiones y por usar "picana eléctrica" en el cuerpo de sus hijos. Relató que dos hombres le gatillaron varias veces en la cabeza y se tatuó su número de DNI por miedo . "Quiero justicia hoy, viva", pidió.

Desde que Jimena denunció a su ex pareja por violencia de género, su vida se tornó una pesadilla. Se tatuó en un brazo su número de DNI por "miedo a terminar en un descampado" y reveló a jueces y fiscales que su agresor aplicaba la picana eléctrica sobre el cuerpo de tres de sus cuatro hijos.

Según publicó Rosario3.com, la última advertencia fue la visita de dos matones que le gatillaron varias veces en la cabeza para amedrentarla. "Quiero justicia hoy, no quiero que mi papá y mi mamá vayan a Tribunales con una remera con mi foto a decir", pidió en forma desesperada.

En diálogo con El Tres TV, la mujer actualizó su desoladora historia, que ya lleva más de 15 años: "No sé qué hace otra mujer en mi caso, yo toqué todas las puertas que pude tocar", señaló.

Mujer denunció amenazas de su ex pareja
Mujer denunció amenazas de su ex pareja. Gentileza de Rosario3.com

"Quiero justicia hoy, viva, no quiero que mi papá y mi mamá vayan con una remera a Tribunales a decir ", pidió la joven entre lágrimas. Y agregó: "Quiero justicia hoy porque quiero ver crecer a mis hijos".

Esta no es la primera vez que Jimena pide ayuda, anteriormente la mujer hizo público su caso en marzo de este año y mostró el tatuaje de su número de DNI junto a la leyenda "Ni una menos" y lanzó una frase alarmante: "Hacer una denuncia por violencia de género es como firmar un acta de defunción", aseguró.

Jimena se sentía bastante protegida, aunque casi sin salir de la casa de sus padres, donde se instaló después de la separación. Hasta que semanas atrás fue amedrentada por dos hombres armados: "Sentí el arma en la cabeza, se burlaban y se decían ; eran dos personas, yo sólo veía la sombra", contó de forma escalofriante.

Embed

"Yo les decía que no me mataran, que tengo hijos; a uno le decía ", siguió. Y luego consideró: "A lo mejor no me mandó a matar, pero ¿si los que vininieron se cebaban o se pasaban y me mataban?".

La mujer dijo que "fueron cinco o seis gatilladas y qué sabés si en una no sale la bala".

Además la víctima aseguró que "la Justicia le contesta que la investigación está en curso"...A mí no me tiene que pasar nada, no me puede pasar nada, eso es lo que nadie entiende".

Por último, Jimena reveló una situación estremecedora respecto de la relación del agresor con los hijos de la pareja: "Esta Justicia es tan guacha, que son capaces de devolverle los chicos a él si a mi me pasa algo; yo denuncié que él usaba la picana eléctrica contra los chicos, y con ese dato los jueces y fiscales no hicieron nada. No se puede dejar pasar algo así", dijo.