El juez federal Claudio Bonadío no hizo lugar al pedido solicitado por el Juzgado Federal de Primera Instancia del Distrito Este de Nueva York, quien acusa a los argentinos de sobornos para poder acceder a los derechos comerciales en distitnos partidos internacionales.
El juez federal Claudio Bonadio rechazó este martes enviar extraditados a los Estados Unidos al exsecretario general de la Conmebol Eduardo Deluca y a los empresarios Hugo y Mariano Jinkis, imputados en ese país en la megacausa de corrupción en el fútbol conocida como FIFAgate.

El magistrado argumentó, entre otros motivos, que los contratos sospechados de sobornos entre dirigentes del fútbol fueron entre privados y por consiguiente no existió el delito de "cohecho", en el que debe haber participación de funcionarios públicos.

Embed
De Luca fue secretario general de la CONMEBOL entre 1986 y 2011, y los Jinkis, padre e hijo, tenían los derechos de transmisión televisiva de los partidos.