Seguridad, diseño, confort y adaptabilidad a los diferentes caminos. Esa es la propuesta del modelo japonés para el segmento de los compactos chicos.
1) El 10 de diciembre, la Argentina cambió. Ese giro, en lo económico, se consolida en el sector automotor con la llegada de nuevas marcas y el retorno de otras conocidas. Suzuki, de la mano de Indumotora, ha tenido una suerte dispar en los últimos años por las restricciones a las importaciones pero en este renacimiento está decidida a dar batalla. En ese contexto, presentó a la New Vitara, un nombre con larga tradición de la marca japonesa.

2) Es un SUV compacto que se posiciona por encima de la Jimmy y por debajo de la Grand Vitara. En diseño se destaca su espíritu rupturista del que hizo alarde su antecesora a comienzos de los 90. Con líneas estilizadas y modernas, es una de las más atractivas de su segmento. Dato basado en el gran interés que despertó entre quienes se acercaban a verla durante la prueba. Es cierto que su carrocería bitono juega a su favor. Techo negro o blanco (con los espejos retrovisores haciendo juego) con la parte restante con colores llamativos. Su frente está dominado por unas ópticas alargadas y una parrilla con el logo de la marca. La parte trasera está definida por un portón amplio.

Embed
3) El interior mantiene el juego de los diferentes tonos con detalles del mismo color que la carrocería inferior. Después apela a un estilo simple pero armónico como caracteriza a las marcas asiáticas (aunque este modelo se importe desde Hungría). El instrumental no apuesta a desafíos estéticos pero cumple su función. Cuenta con botón de encendido. Los asientos son de cuero con aplicaciones de gamuza buscando dar un toque de estilo. Se puede encontrar una posición de manejo adecuada gracias al amplio ajuste en altura del asiento y a la regulación, tanto en altura como en profundidad, del volante. La habitabilidad es buena para cinco pasajeros y cuenta con techo corredizo que se repliega en su totalidad lo que le otorga luminosidad.

4) La New Vitara se comercializa con una única motorización naftera de 1.6 litro y 120 CV y tres niveles de equipamiento. La unidad manejada fue el tope de gama GLX All Grip 4WD con caja automática de seis marchas.

Embed
5) Para evaluar el comportamiento de este vehículo hay que destacar que se puede adaptar a las necesidades del camino y al gusto de cada conductor. Utilizando la caja de manera automática se logra un manejo relajado en el que las marchas se pasan a las revoluciones necesarias para privilegiar el bajo consumo. Pero se puede optar por el uso de transmisión manual con levas en el volante si se busca mayor energía.

6) Pero esto no es todo. El sistema All Grip ofrece cuatro modos de uso que se comandan desde una perilla junto a la palanca de cambios. El modo Auto se centra en la economía de combustible y activa la doble tracción si detecta que las ruedas patinan. En modo Sport, se modifican los parámetros del motor y se siente cómo da un salto en la aceleración. Es fácilmente perceptible desde el puesto de conductor. El modo Snow sirve para transitar por superficies resbaladizas mientras que el Lock provoca un reparto de la tracción en terrenos de dificultades mayores como barro o arena.

Embed
7) En cuanto al manejo en sí, la New Vitara se muestra como un vehículo ágil. Esto se logra por la combinación de una buena potencia del motor y una carrocería entre 100 y 400 kg más liviana que los competidores. La dirección con asistencia eléctrica refuerza esa liviandad cuando se maneja en ciudad.

8) El consumo es contenido: unos 5 litros/100km a 90km/h. La suspensión es un tanto áspera pero brinda seguridad en las curvas.

9) Equipamiento de seguridad muy completo con ABS, siete airbags, control de estabilidad y asistencia de frenado de emergencia, entre otros, También sensores de estacionamiento delanteros y traseros.

Embed
10) Los precios de la New Vitara van desde u$s27.500 hasta u$s42.000 para el tope de gama.