Un ufólogo británico llamado Max Spiers, de 39 años, fue encontrado muerto en Polonia por, según informaron las autoridades, causas naturales. Días antes le había enviado un críptico mensaje a su mamá: "Si me pasa algo, que lo investiguen".
El hombre estaba en Polonia para dar una charla sobre ovnis y teorías conspirativas. Su familia asegura que Spiers estaba en perfecto estado de salud y hay teorías que aseguran que fue envenenado, según informa el medio RT.

"¿Si no fuera cierto aquello de lo que hablaba, por qué habrían de matarlo? Las personas sanas no se enferman y mueren, son envenenadas", sostuvo el blogger especializado en UFO llamado Craig Hewlett.

Embed
Sea como sea, un periodista llamado Nick Pope y especializado en ufología salió a aclarar el tema: "La muerte de Max Spiers fue una tragedia. Después de haber dirigido el proyecto sobre ovnis del gobierno del Reino Unido, juro que no andamos por ahí matando a los investigadores de ovnis", explicó.