Diego Armando Maradona reiteró su intención de no pagar su deuda tributaria con el estado italiano, que según sus acusadores supera los 40 millones de euros, y reiteró que no le debe "nada a nadie".
En una entrevista con el diario Corriere della Sera, el ex capitán del seleccionado argentino campeón del Mundo en México 1986 señaló: "Yo no debo nada. Llevan 25 años pidiéndome injustamente más de 40 millones de euros, con 35 millones de sanciones, por una presunta violación tributaria que ha sido considerada inexistente por todos los jueces".

El "Diez" añadió que "(la sanción) incluso si injusta, ya ha sido pagada por el club Napoli con la condonación de 2003, tal y como demostró mi abogado, Angelo Pisani", agregó. Lamentó, además, que el estado italiano lo tratase como "el peor de los criminales" y recordó que es el único al que le confiscaron "pendientes y relojes".

Embed
Diego puntualizó que "no deseo a nadie que se encuentre en mi situación. (...) No le debo nada a nadie. Muchos tendrán que arrepentirse por lo que me han hecho porque, a pesar de ser inocente, me trataron como el peor de los criminales", dijo.

"Soy el único al que le confiscaron los pendientes y los relojes", añadió Maradona, al tiempo que evidenció su deseo de que los investigadores "estudien el caso con más cuidado" y alegó que, de esa manera, se darán cuenta de que no le debe "ni un euro al Estado".

Embed
Finalmente, el crack afirmó que no quiere recibir "descuentos" sino que "vuelva la paz" y que "mi abogado me permitió volver a Italia sin recibir ulteriores sanciones. Ahora no quiero descuentos, solo quiero que vuelva la paz", declaró.