Ocurrió en un geriátrico de Roldán, a 200 kilómetros de la Capital de Rosario. Un hombre de 81 años falleció después de haber discutido de forma violenta con un paciente psiquiátrico de 41 años por el control remoto de un televisor. En un primer momento, la fiscalía que investiga el caso lo caratuló como homicidio culposo, pero luego la autopsia reveló que la muerte se produjo por un paro cardíaco.

Embed
Alrededor de las 22.30 del martes pasado, Fernando Oscar Aparicio, de 81 años, murió luego de protagonizar una discusión con otro internado identificado como Mario Espíndola, de 41 años, quien padece discapacidad mental. El conflicto, trascendió, se habría originado por el manejo del control remoto del televisor.

Ante el trágico desenlace, intervino personal policial de la comisaría 6ª de Roldán que se trasladó al asilo de ancianos Virgen de Guadalupe, ubicado en calle Musto y Spilimbergo, en el barrio Los Olmos de esa ciudad. Los efectivos procedieron a dar parte al Ministerio Público de la Acusación y detuvo al hombre más joven. Sin embargo, todavía no queda muy en claro qué hacía un internado psiquiátrico en un centro de ancianos.

El hombre, Mario Espíndola, fue trasladado a una institución para enfermos psiquiátricos para que reciba la contención adecuada y se prosiga con la investigación.