El jugador se encuentra internado con pronóstico reservado tras una "broma" que le realizaron algunos compañeros de la fábrica algodonera en la que trabaja en la localidad catamarqueña de El Pantanillo. Tuvo que ser operado y perdió parte de su intestino grueso.
Pablo Moreno, jugador de Obreros de San Isidro, se encontraba cambiándose para retirarse el miércoles cuando algunos de sus compañeros de la fábrica Algodonera del Valle, ubicada en la zona industrial El Pantanillo, decidieron hacerle una broma pesada y le apuntaron en la zona baja trasera con un compresor que, al parecer, utilizan de manera habitual utilizaban para deshacerse de restos de algodón, según indicó el diario El Esquiú.

jugador perdió intestino por broma.jpg
La investigación la lleva adelante el fiscal en turno, Javier Herrera, quien ordenó el jueves el secuestro de la ropa del jugador de Obreros de San Isidro, un equipo que participa de la Primera A de la Liga Chacarera de Fútbol. No obstante, se esperaba el testimonio del operario textil, para conocer fehacientemente los detalles del incidente.

Asimismo, fuentes judiciales dieron a conocer que en horas de la tarde del jueves, la familia de Moreno radicó una denuncia penal contra los empleados que tuvieron la desafortunada idea.

area industrial el puntanillo.jpg
En tanto, Fernando Moreno, el hermano del joven agredido, dijo a El Esquiú que "la operación fue complicada porque la perforación del intestino le causó una peritonitis". "Al abrir, tuvieron que limpiar la infección y hacerle una ileoscopía. Él va a tener que llevar esa bolsa con su defecación por al menos 3 o 4 meses", lamentó.

"El médico me explicó que de acuerdo como reaccione su organismo, recién ahí lo van a operar de nuevo para sacarle la bolsa y hacerle una reconstrucción", dijo el hermano.


Embed
Con respecto a la pesada broma realizada por los otros operarios, dijo que su hermano no pudo contar demasiado; pero que sus compañeros habrían utilizado "un sistema de cañerías, que son compresores que tiran aire a presión". "Se usan con llaves de paso que tienen terminaciones para sopletear, se utiliza para la limpieza de las máquinas mayormente. Yo nunca había escuchado que a alguien se le ocurra hacer algo semejante con esas mangueras. Yo no lo podía creer", expresó.

Por el momento, el joven permanece internado en un sanatorio privado de esta ciudad, con pronóstico reservado.