La carrera hacia la Casa Blanca estuvo plagada de grabaciones impúdicas, acusaciones falsas e información contradictoria, lo que tiene a maltraer al público local.
Una encuesta publicada por el Boston Globe este viernes reveló que el 80 % de los estadounidenses siente vergüenza por cómo se desarrolló la carrera presidencial entre Hillary Clinton y Donald Trump mientras que un 70 % asegura que la pelea está deteriorando la imagen del país ante el resto de mundo.

Las elecciones en los Estados Unidos se convirtieron en el platillo fuerte de los noticieros de todo el mundo con los ataques de Donald Trump contra las minorías de su país y sus promesas de "hacer América grande de nuevo", y los mails filtrados que ensuciaron la reputación de Hillary Clinton.

Además, los candidatos se trenzaron en tres debates y un sinfín de polémicas. Todo esto hizo que el 69% de los posibles votantes vean "una crisis" en la falta de espíritu cívico de los candidatos demócrata y republicano.

Más precisamente, el 39% de las mil personas que participaron de la encuesta señaló a Trump como la fuente de la negatividad durante la campaña mientras que sólo un 16% identificó a Clinton como la figura más oscura y un 37% repartió responsabilidades entre ambos.

Aunque Trumo se gastó de llamar a Clinton cosas como "Hillary la retorcida" ("Crooked Hillary") o "esa mujer desagradable", el 55 % de los encuestados por el Boston Globe aseguró que los insultos no son "juego limpio" y el 89 % afirmó que se puede mostrar desacuerdo "de forma respetuosa".

"Hay una fatiga del comportamiento desagradable", explicó al Boston Globe Daniel M. Shea, director del centro de Asuntos Públicos en el Colby College, que supervisó la encuesta. Este dato podría llegar a influir el resultado de las elecciones generales de noviembre.

Trump mostró un encono particular contra la comunidad hispana de los Estados Unidos durante su campaña, por lo que el 65% de los hispanos consultados afirmó sentirse avergonzado por la carrera electoral y el 58 por ciento le atribuye la falta de espíritu cívico al candidato republicano.