Desde 1990 en adelante aumentó cuatro años la expectativa de vida. Se estima que las mujeres viven un promedio de 79 años, mientras que los hombres 73. Los países que mayor esperanza de vida tienen son Andorra e Islandia.
Debido a la disminución de la mortalidad por enfermedades infecciosas y transmisibles, la expectativa de vida en Argentina aumentó casi cuatro años desde 1990. Así lo señala el Estudio Global de Carga de Enfermedades.

Se estimó que la expectativa de vida para las mujeres argentinas fue de 79,8 años en 2015, mientras que para los hombres era 73. En cambio, en el año 1990 las mujeres vivían un promedio de 76,1 años y los hombres 69. En el ranking general la Argentina se encuentra por arriba de Brasil pero muy cerca de Uruguay.

Sin embargo,el estudio halló que para las mujeres la expectativa de vida sana (es decir,los años que se vive sin pérdida funcional de la salud) para 2015 fue de 70 años, casi diez años menos que la expectativa de vida al nacer.

Las principales causas no fatales de deterioro de la salud entre los argentinos fueron durante 2015: cardiopatía isquémica, dolor de espalda y cuello, enfermedades respiratorias bajas, ACV, trastornos depresivos y diabetes.

"Prolongamos nuestra vida, pero vivimos con más condiciones que generan diverso grado de discapacidad, y eso nunca puede significar vivir mejor", evaluó Alicia Lawrynowicz, a cargo del Departamento de Investigación en el Instituto Nacional de Epidemiología "Dr. Juan H. Jara" y una de las investigadoras argentinas que participó del trabajo.