Mohamed Baldé, un refugiado liberiano que llegó a la Argentina en septiembre de 2001, trabaja actualmente como enfermero en el hospital de San Lorenzo, Santa Fe, donde lo atendieron cuando arribó después de 11 días de viaje escondido dentro de un barco.

Embed
"Llegué en septiembre de 2001 en pleno quilombo en Argentina. Liberia era manejada por gente adinerada que podía manipular a los otros. Había mucho diamante pero los liberianos no podíamos tener poder sobre los diamantes ", afirmó Baldé en diálogo con Radio 10.

"Había una guerra civil y, en un momento, salimos corriendo para la selva. Vi mucha sangre. Estuve en Guinea hasta los 13 años", agregó.

Embed
En cuanto al viaje que lo trajo hasta el país escondido dentreo de un compartimento del barco filipino Aurora Emerald, sostuvo que fue "muy fuerte": "Teníamos hambre y mi compañero murió al lado mío. Esas son cosas que nunca me voy a olvidar".

"Los argentinos me recibieron muy bien. Llegué al hospital y una familia me hacía de traductor"
, concluyó sobre la familia Maynardi que lo terminó adoptando.