El francés Dimitri Payet se lució en la previa del partido del West Ham ante el Sunderland de una manera especial: se sacó el chicle de la boca, hizo jueguitos con él y volvió a metérselo. Mirá la exhibición del volante.