La actriz no quiere renovar el pedido judicial para no cruzarse con Fede Bal y esto le generó dudas sobre su continuidad. "No tengo ninguna intención de compartir el estudio con él", aseguró.

La alegría de haber entrado al Bailando le duró poco a Barbie Vélez, ya que dentro de pocos días se vence la perimetral y esto implica que podría cruzarse en el estudio con Fede Bal.

El problema, asegura ella, es que no quiere renovar esta acción judicial. "No la quiero renovar por una cuestión mía personal, porque estoy hace seis meses y la psicóloga te dice: 'te la vamos a dar pero fíjate que no se puede vivir a perimetrales'. Es un trabajo interno, con tu psicoanalista, es poder afrontarlo", comentó, pero luego vino el otro costado de la situación.

Seguí leyendo en RatingCero.com