Según un sondeo, la mayoría desplegó su ingenio y se armó una serie de estrategias para hacer frente a la crisis económica y el ajuste que implementó el gobierno de Macri, que hizo caer el poder adquisitivo. Todo, para luchar contra la inflación de cada mes.

Para hacer frente a los efectos de la inflación en el consumo doméstico, los argentinos priorizan las promociones, los planes de cuotas y la reducción del consumo. Esta última se hizo notoria en la utilización de servicios públicos, en las compras de supermercado y en la compra de carne vacuna, según una encuesta difundida este lunes.

El trabajo realizado para indagar sobre las estrategias de los argentinos frente a la inflación fue realizado por la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Palermo y Voices!, mediante un relevamiento de 1.000 personas encuestadas.

Embed
El trabajo permitió determinar que el 64% de los encuestados adopta como su principal estrategia para enfrentar la inflación recortar el uso de servicios públicos como la luz y el gas.

También la mitad de los argentinos redujo la cantidad de compra en el supermercado, mientras que el 63% redujo el consumo de carne, lo que hace que este rubro sea el más afectado por el aumento de precios.

"El supermercado es el principal ámbito en el que los argentinos miran promociones disponibles antes de realizar la compra, en el 72% de los casos", resaltó el informe de la encuesta en el que se detalla que le siguen el rubro de tecnología e indumentaria, con el 48% y 46% respectivamente, y por último las salidas y actividades recreativas con un 34%.

Además, 4 de cada 10 argentinos compran en cuotas, pero sólo 1 de cada 10 compra en cuotas con interés, en tanto que entre quienes poseen tarjeta de crédito 7 de cada 10 compran en cuotas.