"Puede fallar", diría el ilusionista Tusam para referirse al insólito error que se brindó el famoso "Ojo de Halcón" durante el clásico entre Sampdoria y Genoa por la 9º fecha de la Liga italiana.
En el minuto 39 de partido, el defensor argentino Matías Silvestre cabeceó, la pelota dio en el travesaño y picó claramente fuera de la línea. Sin embargo, el árbitro Paolo Tagliavento recibió la alerta de que el balón había ingresado por parte del dispositivo tecnológico ubicado en el arco.

Con muy buen tino, y apoyándose en su asistencia, el juez decidió seguir con el partido e ignorar los sensores, que tuvieron un cortocircuito y por eso fallaron en una jugada en la que claramente se ve que la pelota ni siquiera toca la línea de meta.

Serie A error ojo de halcón
Se trata del primer error que se produce en este tipo de dispositivos y pone en duda la precisión de un artefacto que precisamente se está comenzando a implementar para alcanzar a ver lo que el ojo humano no llega a ver.