Las trabajadoras sexuales de Nevada, único estado norteamericano donde la prostitución es legal, se nuclearon en el movimiento "Hoockers for Hillary" (Putas por Hillary) para respaldar a la demócrata.
Con una plataforma en la web, las trabajadores sexuales de Nevada -un estado donde Clinton le gana a Trump por cinco puntos porcentuales, según las últimas encuestas- se unieron a favor de la demócrata porque consideran que defenderá mejor sus derechos, el sistema de salud, la política exterior y trabajará por una "próspera" economía "de abajo hacia arriba".

"Me crié en un hogar republicano en Oklahoma, pero voy a votarla a ella. Trump continuará haciendo reaganomics -la política económica de Ronald Reagan- y ya se sabe que eso no funciona", contó Sable Renae, de 45 años y ex empleada del banco HSBC que estudió historia y les explica a sus compañeras "cómo funciona el sistema político".

Embed
También su preferencia electoral está atravesada por el trato hacia las mujeres del rival republicano. "Las chicas critican mucho a Trump y su parte macho blanco dominante", remarcó otras de las prostitutas, Ondine Desire, de 30 años, en declaraciones al diario español El País.

"Yo apoyaba a Bernie Sanders, pero con Clinton estoy convencida que como mujer estaré segura", agregó y sentenció que "Trump ve a las mujeres como objetos, pero yo decido por mi misma cuándo quiero ser tratada como un objeto".